La Ciudad de la Bahía

Fernando Savater escribió, en el Epílogo de Misterios Gozosos: “No me gusta vivir en ciudades grandes, porque agobian con su trajín; tampoco en ciudades pequeñas porque le vigilan a uno; ni en las medianas que son vulgares: sólo me gusta vivir en San Sebastián”.

Nací, crecí, estudié, trabajé, formé mí familia, mis hijos han nacido, etc… en Algeciras. Una ciudad situada en un enclave privilegiado.

Algeciras está ubicada en el Campo de Gibraltar, y da nombre a la Bahía, antes denominada Bahía de Gibraltar. Las ciudades de Los Barrios, San Roque y La Línea de la Concepción también conforman la Bahía de Algeciras. Ciudades diferentes en sus personas, en sus singularidades e idiosincrasias y en sus actividades económicas, pero hermanadas y complementarias entre sí.

El Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA) se aprobó en noviembre de 2006, y fue publicado en BOJA un mes después. Su elaboración y aprobación se realizó según lo establecido en la Ley de Ordenación del Territorio de Andalucía, el Decreto 83/1995, de 28 de marzo, por el que se acordó su formulación y el Decreto 103/1999, de 4 de mayo, por el que se aprobaron las Bases y Estrategias del Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía.

El POTA se presentó como un instrumento de planificación y ordenación integral que establecía los elementos básicos para la organización y estructura del territorio andaluz. Uno de los objetivos de dicho documento era la identificación de 9 áreas metropolitanas; 8 de ellas correspondientes a cada una de las capitales de provincia, más la aglomeración de la Bahía de Algeciras, también llamada del Campo de Gibraltar. Para la demarcación de las áreas metropolitanas de Andalucía, la administración autonómica se guio por la variable de movilidad residencia-trabajo, que recogía la interdependencia social y funcional de las diferentes localidades que las conformaban.

El Área metropolitana de la Bahía de Algeciras aglutinaba a los municipios de Algeciras, Los Barrios, Castellar de la Frontera, Jimena de la Frontera, La Línea de la Concepción, San Roque y Tarifa. Este agrupamiento no significaba algún tipo de unión física, jurídica y/o funcional. Es decir, solo tenía un objetivo de planificación territorial, sin más.

En la Grecia antigua a las ciudades a partir de las cuales se creaba más tarde una colonia, se las denominaba Metrópolis. Un área urbana que engloba una ciudad central (la metrópoli) que da nombre al área y una serie de ciudades que pueden funcionar como ciudades dormitorio, industriales, comerciales y servicios.

Imaginemos por un instante que conformáramos una metrópolis con cuatro de esas ciudades: Algeciras, Los Barrios, San Roque y La Línea de la Concepción. La metrópolis “Ciudad de la Bahía”. Una ciudad con identidad propia. Esta área urbana sumaría 234.812 habitantes en una extensión de 583,48 Km2. La mayor ciudad en población de la provincia de Cádiz, y la segunda en extensión por detrás de Jerez de la Frontera.

Alrededor de la metrópoli estarían ciudades como Tarifa, Castellar, Jimena, e incluso Gibraltar, Ceuta y Melilla, que aportarían historia, cultura, imaginación, singularidad, belleza y turismo.

Esta metrópoli llegaría a contar con una importancia fundamental en la región andaluza, en España y en toda Europa. Contaría con el primer puerto de España, lo que le daría además un relevante protagonismo internacional. Tendría una concentración cada vez mayor de economía, empresas, administración, educación, cultura y deporte. Se unificarían los ayuntamientos en uno solo, centralizando servicios y optimizando recursos, con el consiguiente ahorro económico y beneficio para los ciudadanos.

El campus universitario llegaría a ser una realidad para así dar paso a conformar un Parque Tecnológico. Universidad y empresa se unirían, de una vez por todas, para formar a nuestros universitarios, para así animarlos a ampliar el tejido empresarial. Crearíamos un programa cultural y de gestión del talento para que nuestros jóvenes se quedaran en nuestra comarca y añadieran valor a la misma.

Estudiantes de arquitectura, a través del Colegio Oficial de Arquitectos de Cádiz con sede en San Roque, y de Ingeniería Civil, a través de la Escuela Politécnica de Algeciras, diseñarían una nueva estética urbana, digna de nuestra metrópolis.

El cuidado por el medio ambiente podría materializarse con una medida muy sencilla y a la vez efectiva: plantemos un árbol por cada habitante de la “Ciudad de la Bahía”, es decir, plantemos 234.812 árboles.

Podríamos constituir una Escuela de Negocios que formaría a futuros empresarios. Conseguiríamos crear un colectivo sólido, solvente e independiente de personas activas, generosas, inquietas, entusiastas, … que aportaran análisis, comentarios, soluciones, ideas, propuestas e incluso trabajos y estudios, acerca de los principales problemas a los que se enfrenta la sociedad actual, con especial atención a Andalucía y el Campo de Gibraltar. Podríamos competir con valor añadido, con excelencia, con calidad del producto y productividad, y sobre todo ganar competitividad.

Crearíamos una Escuela de Idiomas con el objetivo de hacer una sociedad trilingüe: castellano, inglés y francés. En el año 2035, se instauraría en La Ciudad de la Bahía el pleno empleo.

Se podría celebrar una nueva Conferencia de Algeciras…. bueno, mejor…. Conferencia de la Bahía, que sería un referente en todo el mundo. Una conferencia que llevaría a distintas personas, de distintos colectivos y todas ellas con opiniones basadas en la objetividad y la independencia de criterios, a situar a la comarca en el lugar que le pertenece.

!!!! I have a dream… ¡¡¡¡

No me gusta vivir en ciudades grandes, porque agobian con su trajín; tampoco en ciudades pequeñas porque le vigilan a uno; ni en las medianas que son vulgares: sólo me gusta vivir en LA CIUDAD DE LA BAHÍA.

@ndaluciabay20.30

Antonio Gil Ropero

Marzo 2016

Related posts

Leave a Comment